page contents

El big data también ha llegado a los alimentos

Pese a que desde la Organización Mundial de la Salud no se cansan de repetir que lo más saludable para el organismo humano es seguir una dieta variada y equilibrada rica en frutas y verduras (50% de la ingesta diaria), pero que también contenga proteínas animales (25%) y carbohidratos (25%), las tendencias alimenticias de moda se alejan de ello. Pero si hay un alimento que, no obstante, no se descarta en prácticamente ninguna dieta es el pan. Y es que, este acompañante y sus derivados han vivido también una revolución gracias a empresas como maquinaria de panadería y pastelería que distribuye máquinas que hacen la vida más fácil a un montón de panaderías, que elaboran de manera automática, recetas venidas de generaciones pasadas sin apenas necesitar esfuerzo en amasar.

El big data también ha llegado a los alimentosA estos avances se suma, más aún, el big data. Son muchas las investigaciones de I+D+i en las que grandes compañías están invirtiendo para abrir nuevas vías alimentarias para cubrir una demanda que, con el crecimiento poblacional, parece que no tardará en quedarse corta en términos de producción y materia prima.

La introducción de nuevos alimentos a las dietas generalizadas como las algas o incluso insectos, que antes eran solo territorio de ciertas culturas, es solo parte del cambio de las tendencias, pero no hay que olvidar que la forma de entender los cultivos que se ha conocido hasta ahora está cambiando. Y todo por el cambio climático. Esto está haciendo que las técnicas de modificación genética como el CRISPR busquen adaptar a las sequías ciertas cosechas.

Por ello es vital la adaptación de la nueva maquinaria de panadería y pastelería a los distintos cereales y alimentos que llegan y que deben adaptarse a las nuevas necesidades de una sociedad que, mientras se preocupa de la alimentación, va cambiando los hábitos según cambian también los productos.

Share This Post

Post Comment